Crítica del concierto de Stalker en Wah-Wah

OS dejo una crítica al concierto que dimos en Wah-Wah teloneando a Charly Efe & Delagang.

¡escucha Stalker!! STALKER BANDCAMP

Subió Stalker al escenario, cuyos integrantes son Deih al micrófono, Sr. Imbécil al bajo, Xèlön se encargaba de los ritmos y Andres Tiboo de la Guitarra.

Deih, Mc y freestyler, introdujo el show bajo la premisa de embarcarnos “tripulantes y tripulados” en un viaje estelar, cuyo rumbo no era otro que el de explorar nuevos horizontes en la nave espacial Stalker. Tras tan singular presentación y con el capitán Deih en el puesto de mando, descubrimos canciones de corte positivo, cuyo ejemplo más significativo fue Los Días Tatuaje: oda a esos días en los que la felicidad nos invade y sentimos que la vida merece realmente la pena, además de todas esas experiencias y vivencias que grabamos a fuego en nuestra retina para no olvidarlas jamás. El Mc hizo gala en todo momento de unas increíbles dotes para la improvisación siendo epicentro y foco de buenas vibraciones, irradiando simpatía y complicidad ante un público dispuesto a dejarse llevar desde las centelleantes luces del escenario hasta los confines del universo mismo.

Genuino, distinto a todo y con un discurso a caballo entre lo recitado y lo rapeado Stalker exhibió destellos de amor propio ante la sombría y vulgar rutina en Cuando No Había Preocupaciones, tema encargado de exaltar los valores humanos que hay detrás de esas acciones cotidianas que “nos convierten en superhéroes”. De su directo destacaría la fluida creación de contenido en tiempo real así como los trazos de ciencia ficción que retrataban con tino una atmósfera propia, no podría olvidar tampoco la potencia del bajo ni cómo los puntuales solos de guitarra tiraban hábilmente de los hilos del júbilo del público. Conforme transcurría el espectáculo fue en aumento el entusiasmo de los presentes que, tras cincuenta minutos de travesía intergaláctica no vimos el momento de poner los pies de nuevo en tierra firme, ni de volver la vista a una realidad donde por desgracia arrastramos el lastre de la gravedad. Finalmente concluyó el espectáculo de la mejor manera posible: arrancando sonrisas, caras de sorpresa y, como no, los aplausos de toda la tripulación.

(texto extraído del blog: Yo Sí Estuve Allí)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s